Willy Brandt

Willy Brandt



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Willy Brandt nació en Lübeck en 1913. Se unió al Partido Socialdemócrata en 1930 y participó activamente en la campaña contra Adolf Hitler y el Partido Nazi.

Brandt, como muchos jóvenes radicales, criticaba el liderazgo de personas como Rudolf Breitscheild. En 1931 ayudó a formar el Partido Socialista de los Trabajadores (SAP), una organización marxista de izquierda. En octubre de 1931, SAP afirmó tener más de 50.000 miembros.

Cuando Adolf Hitler llegó al poder, las autoridades nazis arrestaron a miembros del Partido Socialista de los Trabajadores. Brandt huyó a Noruega y después de estudiar en la Universidad de Oslo trabajó como periodista.

En febrero de 1937, Brandt viajó a España para cubrir la Guerra Civil Española. Se instaló en Barcelona donde desarrolló estrechos vínculos con el Partido de los Trabajadores (POUM). Mientras cubría la guerra, desarrolló una sospecha de comunismo durante toda su vida. Más tarde recordó cómo "el POUM fue perseguido, arrastrado ante los tribunales o incluso asesinado por los comunistas".

A su regreso a Noruega, escribió sobre los peligros para los socialistas que trabajan con Joseph Stalin y la Unión Soviética. Después de la firma del Pacto Nazi-Soviético, escribió: "No es una situación nueva encontrar a los líderes de la Unión Soviética en un estado de guerra total contra el movimiento socialista. Ha sucedido antes. Pero hoy todo el movimiento está obligado levantarse y luchar, y trazar una línea divisoria clara entre él y la Unión Soviética. No es el movimiento socialista, sino la Unión Soviética lo que ha cambiado. No es el movimiento socialista, sino la Unión Soviética, la que ha entrado en un pacto de amistad con el nazismo.

Con la invasión del ejército alemán en 1940, Brandt se vio obligado a trasladarse a Suecia. Durante el resto de la Segunda Guerra Mundial, Brandt apoyó el movimiento de resistencia alemán.

Brandt regresó a Alemania después de la guerra y en 1949 fue elegido miembro del Bundestag. En 1957 Brandt se convirtió en alcalde de Berlín Occidental e hizo campaña a favor de la eliminación del Muro de Berlín.

Brandt, socialista, se convirtió en presidente del Sozialdemokratische Partei Deutschlands (SPD) en 1964. Dos años más tarde se unió al gobierno de coalición dirigido por Kurt Kiesinger. Brandt, como ministro de Relaciones Exteriores, desarrolló la política de Ostpolitik (reconciliación entre Europa oriental y occidental).

Brandt fue un firme partidario de que Gran Bretaña se uniera a la Comunidad Económica Europea. En diciembre de 1967 argumentó: "Nuestro propio interés, que nos corresponde a nosotros representar, y nuestra comprensión del estado de los intereses europeos, nos obliga a hablar un idioma claro e instar a nuestros vecinos franceses a no complicar demasiado las cosas para ellos y otros."

En 1969 Brandt se convirtió en canciller de la República Federal de Alemania (Alemania Occidental). Continuó con su política de Ostpolitik y en 1970 negoció un acuerdo con la Unión Soviética aceptando las fronteras de Berlín. Más tarde ese mismo año firmó un pacto de no agresión con Polonia.

El Tratado Básico se firmó en 1972. En este tratado, la República Federal de Alemania y la República Democrática Alemana se comprometieron a desarrollar relaciones normales "sobre la base de la igualdad, garantizando su integridad territorial mutua, así como la frontera entre ellas, y reconociendo la mutua independencia y soberanía ".

Como resultado de la Ostpolitik, la República Federal de Alemania intercambió embajadores con la Unión Soviética, Polonia, Checoslovaquia, Hungría y Bulgaria. Brandt ganó el Premio Nobel de la Paz en 1971.

Brandt se vio obligado a dimitir como canciller en abril de 1974 después de que se descubriera que su colaborador político más cercano, Gunther Guillaume, era un espía de Alemania Oriental.

Brandt continuó activo en política y entre 1977 y 1983 fue presidente de la Comisión Brandt sobre desarrollo económico. Su informe, Norte-Sur: un programa de supervivencia, argumentó que el norte rico debería ayudar a los países del hemisferio sur pobre.

Willy Brandt murió en 1992.

Supongo que heredé el deseo de justicia social y progreso político. Eso me llevó al movimiento obrero. Duplicó todas las formas de actividad social, incluso hasta la recolección de sellos postales. Era una sociedad alternativa en sí misma, en los asuntos culturales, en el deporte y en las actividades sociales de todo tipo.

Los resultados electorales (1930) fueron un shock. Los nazis hablaban de acabar con la República, abolir el voto libre, usar la fuerza. Su llamado 'socialismo' no significaba nada para nosotros, era un fraude evidente. Tenía un amigo de la escuela que era un ferviente nazi; fue honesto y sincero. Hablé con él para aprender sobre los nazis. Llegué a la conclusión de que representaban un nacionalismo desenfrenado, desprovisto de contenido espiritual. El nazismo era una humanidad brutal y despreciada; se dirigía en la dirección de una nueva guerra.

Si pienso ahora en aquella primavera y verano de hace casi treinta años, esas disputas poco edificantes y sórdidas intrigas se han desvanecido por completo en el fondo ... La imagen que permanece con mayor claridad en mi mente es la del proverbial orgullo del Los españoles, su vitalidad, su amor por la libertad y la fe en el futuro, y el poder creativo que una y otra vez se abrirá paso a la superficie.

Hasta finales de agosto (1939), la sección alemana del Comintem estaba impulsando propaganda en el sentido de que, si llegaba al grano, la guerra debería librarse contra Alemania, mientras que al mismo tiempo continuaba prometiendo que una revolución en Alemania era solo un cuestión de tiempo. Luego llegó el pacto entre Alemania y Rusia que silenció a la sección alemana del Komintern. Los comunistas que quedaron en Alemania y entre los exiliados confundidos sintieron una profunda decepción, mientras que algunos secretarios del partido lograron defender no solo el pacto que había hecho posible la guerra contra Polonia para el régimen alemán, sino también el nuevo gobierno ruso. línea que desterró la palabra fascismo del diccionario.

La actitud del movimiento socialista hacia la Unión Soviética hoy debe considerarse en este contexto. Las relaciones han cambiado casi irreconociblemente. No es una situación nueva encontrar a los líderes de la Unión Soviética en un estado de guerra total contra el movimiento socialista. No es el movimiento socialista sino la Unión Soviética la que ha entrado en un pacto de amistad con el nazismo. Es la Unión Soviética la que apuñaló a Polonia por la espalda e inició la guerra contra Finlandia.

Mientras he estado en países extranjeros, nunca he intentado ocultar el hecho de que soy alemán; ni me avergüenzo de ello. Nunca dudé sobre adónde ir en 1933. Estuve en Noruega en 1931; Sabía que podía vivir allí y quería hacerlo. Noruega se ha convertido verdaderamente en mi segundo hogar. En abril de 1940 me negué a salir de Noruega; Quería hacer todo lo posible por ella, pero lamentablemente, había muy poco que pudiera hacer. Sin embargo, mi deber era ayudar a Noruega y saldar mi deuda con ella.

Los nazis me quitaron mi país natal y Hitler me quitó la ciudadanía alemana. Ahora he perdido mi patria dos veces. Tengo la intención de ayudarlos a recuperarse, como una Noruega libre y una Alemania democrática. También hoy hay alemanes luchando contra el nazismo en Alemania. Ellos son mis amigos.

Un nuevo terror se apoderó de la ciudad; un frío helado. En las calles atacó a la gente como una fiera, los arrojó a sus casas, pero allí tampoco encontraron protección. Las ventanas no tenían cristales, estaban clavadas con tablones y placas de yeso. Las paredes y los techos estaban llenos de grietas y agujeros, uno los cubría con papel y trapos. La gente calentaba sus habitaciones con bancos de los parques públicos ... Los ancianos y los enfermos murieron congelados en sus camas por centenares. Según la memoria viva, Berlín no había experimentado un invierno tan terrible.

Vivir en Berlín tuvo un profundo efecto emocional en mí y me ayudó a decidir qué hacer conmigo mismo. La pregunta que más me había molestado era: ¿Alemania tenía suficiente fuerza vital en ella? Los berlineses me dieron la respuesta; y encontré la misma calidad de resistencia que tenían los noruegos. Las peores circunstancias posibles parecían sacar lo mejor de ambos también. Las condiciones en Berlín, finalmente, me recordaron lo mucho que había que hacer por mi país.

La solución del problema alemán dependerá de decisiones a nivel político internacional. Pero hay mucho por hacer dentro de Alemania en interés de Europa, la democracia y la paz. Hay fuerzas positivas dentro del pueblo alemán que podrán dejar su huella en los desarrollos futuros.

Sabes que no me hago ilusiones. Pero deseo intentar ayudar a que Alemania vuelva a Europa ... Es bastante seguro que sufriré una decepción y quizás más que eso. Espero enfrentar la derrota si viene con la sensación de que he cumplido con mi deber. Llevaré conmigo todas las cosas buenas que he experimentado en Noruega.

Bajo el inspirador liderazgo del alcalde gobernante, Willy Brandt, Berlín está cambiando su rostro con la ingeniosa facilidad de una debutante. Casi todas las grandes lagunas en Kurfiirstendamm se han llenado con nuevos hoteles, edificios de oficinas y pisos. Schloss Charlottenburg ha sido restaurado a su prístino esplendor. La galería de imágenes de Dahlem se reubicará en la nueva Galería Nacional en el Tiergarten. El Reichstag ha surgido de las ruinas a las que fue reducido por los nazis ...

Habrá grandes extensiones de la Universidad Libre y la Universidad Técnica, una nueva Biblioteca de la Ciudad y un nuevo "centro cultural" cerca de la Potsdamer Platz quemada y carbonizada. Se están agregando nuevos tramos a la característica única de Berlín, la City Autobahn, una red de carreteras de doble calzada con una longitud planificada de 62 millas ... Se están construyendo aproximadamente 20,000 nuevas casas cada año y los problemas de vivienda de una ciudad que era casi 50 por año. ciento destruido durante la guerra se resolverá en la próxima década ... No quedará nada como un tugurio en Berlín Occidental para I975.

Creo que Brandt decidió que la forma correcta de ayudarnos era que la República Federal buscara una voz más equitativa con Francia en los asuntos del Mercado Común, y luego planteó nuestro caso de una manera realista. No soñaba con una forma ideal de unidad política europea. Fue puramente pragmático y práctico sobre lo que se podía hacer por Europa. Los disturbios estudiantiles de 1968 en Francia lo ayudaron; de hecho, comenzaron mientras Brandt y yo estábamos hablando. Hicieron que los alemanes occidentales se dieran cuenta de que no tenían por qué ser tan obedientes con los franceses; después de todo, el régimen de De Gaulle no era omnipotente. Como resultado, la autoconfianza alemana frente a Francia aumentó. Esto era algo bastante diferente del terrible y repugnante desprecio alemán en el pasado por los franceses, y todo fue para bien: este era el momento adecuado para que los alemanes se defendieran, especialmente con un hombre tan sensato y civilizado como Brandt para representarlos.

Brandt ha hecho cosas que requieren valor físico, mental y moral hasta un punto que pocos hombres podrían sostener. Heredó un Partido Socialdemócrata Alemán con un pensamiento tradicional muy anticuado y que requería energía y comprensión sobrehumanas para reformarse y revivir. Como otros, tenía pocas ventajas naturales para hacerlo. Por supuesto, tuvo suerte con sus colegas, pero aun así fue Brandt quien vio el camino, no solo para llevar al Partido Socialdemócrata a la victoria, sino también para unir a Europa. Es un hombre de valentía resplandeciente, que hace cosas que a todos los demás les parecía imposible pedirle a un político alemán que hiciera. Gracias al coraje y la imaginación de Willy, Alemania aún puede provocar el comienzo de una auténtica distensión entre Oriente y Occidente.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte es ante todo una alianza de defensa eficaz. Evita que los oponentes potenciales se vean tentados a ejercer presión política sobre cualquiera de los aliados a través de la fuerza militar. Pero se requiere un esfuerzo constante para mantener esta fuerza defensiva frente al desarrollo técnico en constante avance. Nos damos cuenta de que el compromiso en Europa es una gran carga para los Estados Unidos ... Me temo que aún no ha llegado el momento de un alivio significativo de la carga de los Estados Unidos.

La OTAN y una política de distensión no se excluyen mutuamente. Al contrario, la existencia de la OTAN, es decir, su peso político y su disposición a defender nuestro territorio frente a todos los ataques, ha demostrado que una política de tensiones y crisis es inútil. El debilitamiento de la OTAN reduciría la posibilidad de una distensión y disminuiría su eficacia. La disuasión militar ha asegurado la paz de Europa ... La seguridad militar y la distensión no se contradicen, sino que se complementan. Sin el firme apoyo de la alianza no podemos llevar a cabo ninguna política de distensión. Del mismo modo, el objetivo político de la alianza no se realizará sin una distensión Este-Oeste.

Se puede argumentar que Herr Brandt ha renunciado a un principio y ha recibido poco a cambio. Los alemanes orientales, y detrás de ellos los rusos, han hecho solo algunas pequeñas concesiones en materia de contactos humanos, administrativos y comerciales a través de la frontera. Pero son concesiones reales, mientras que la reunificación de Alemania, salvo un nuevo cataclismo mundial, se ha convertido en un sueño imposible. Las relaciones internacionales de posguerra son bastante difíciles, pero es mejor que se basen en realidades presentes que en un pasado desaparecido o en un futuro imaginario.


Willy Brandt

Willy Brandt (18 de diciembre de 1913 - 8 de octubre de 1992) fue un canciller alemán desde 1969 hasta 1974. Nació Herbert Ernst Karl Frahm en Lübeck, Alemania. Fue líder del Partido Socialdemócrata de Alemania 1964-1987 y ganador del Premio Nobel de la Paz (1971). Murió el 8 de octubre de 1992 en Unkel en el Rin.


Ostpolitik

Esta política de líneas más suaves de relaciones gubernamentales y económicas con los países de Europa del Este llegó a conocerse como ostpolitik. Brandt firmó tratados y, al hacerlo, relajó las tensiones. Esto permitió que ambas Alemanias ingresaran a las Naciones Unidas y que los alemanes cruzaran las fronteras. También llevó al Premio Nobel de la Paz, otorgado a Brandt en 1971. También llevó a su renuncia. En 1974, se reveló que el ayudante cercano de Brandt, Günter Guillaume, era un espía de Alemania Oriental. Aunque este escándalo lo llevó a dimitir, Brandt siguió siendo presidente del SPD durante 13 años más.


Willy Brandt: socialdemócrata y premio Nobel de la Paz

Aunque falleció en 1992, la vida de Willy Brandt debe recordarse como una vida de lucha.

Brant nació en Lübeck, una ciudad del Imperio Alemán, en 1913. Era padre soltero, su madre era cajera de una tienda departamental y su padre era profesor. Se unió al Partido Socialdemócrata en 1929. Sin embargo, pronto dejó el SDP para afiliarse al Partido Socialista de los Trabajadores en Alemania y al Partido Laborista Independiente en el Reino Unido. Después de graduarse de la versión alemana de la escuela secundaria, se puso a trabajar, y se convirtió en aprendiz en el corredor de buques y agente de buques F. H. Bertling. En 1933, utilizando sus conexiones con el puerto y sus barcos, salió de Alemania hacia Noruega para escapar de la persecución nazi.

Fue en Noruega donde adoptó el nombre de Willy Brandt (su nombre real era Herbert Ernst Karl Frahm) para evitar a los agentes nazis. Brandt estuvo en Alemania de septiembre a diciembre de 1936, disfrazado de estudiante noruego llamado Gunnar Gaasland. Durante la Guerra Civil Española en 1937, trabajó como periodista en España. Alemania revocó su ciudadanía en 1938 y solicitó la ciudadanía en Noruega. En 1940, los alemanes lo arrestaron, pero no pudieron identificar a Brandt porque vestía un uniforme alemán.

Obtuvo la ciudadanía noruega en 1940, pero escapó a la neutral Suecia, donde dio una conferencia sobre los problemas que tenían los socialdemócratas bajo el dominio nazi en Alemania. Después del final de la Segunda Guerra Mundial en 1946, regresó a Berlín. Desde el 3 de octubre de 1957 hasta 1966, Willy Brandt se desempeñó como alcalde de Berlín Occidental, durante un período de creciente tensión en las relaciones Este-Oeste que llevó a la construcción del Muro de Berlín. Brandt fue un crítico abierto de la represión soviética del levantamiento húngaro de 1956 y de la propuesta de Nikita Khrushchev de 1958 de que Berlín recibiera el estatus de ciudad libre.

A principios de 1961, el presidente de Estados Unidos, John F Kennedy, vio a Brandt como una figura destinada a un alto cargo en Alemania Occidental y esperaba que reemplazara a Konrad Adenauer como canciller después de las elecciones de ese año. Kennedy dejó en claro esta preferencia al invitar a Brandt, el líder de la oposición de Alemania Occidental, a una reunión oficial en la Casa Blanca un mes antes de reunirse con Adenauer, el líder del país. Para el presidente, Brandt representaba el futuro de Alemania y la superación del pensamiento tradicional de la Guerra Fría.

Brandt fue elegido canciller en 1969, el primer socialdemócrata en el cargo desde la década de 1910. Como canciller, se propuso mejorar las relaciones con Alemania Oriental, Polonia, Checoslovaquia y la Unión Soviética. La política se denominó Nueva Política del Este. Pensó que la política socavaría el comunismo en los estados del Bloque del Este. En 1971, Brandt ganó el Premio Nobel de la Paz por tratar de trabajar diplomáticamente con un adversario.

Continuó como canciller hasta 1974 y fue el líder del Partido Socialdemócrata hasta 1987. Brandt falleció en 1992.

Jason Sibert es el Director Ejecutivo del Proyecto de Economía de Paz en St. Louis.


Citas de Willy Brandt

“La disciplina del Tercer Reich es el toadyismo y no la libertad. Su antisemitismo y su propaganda nacionalista incendiaria son estrechez de miras y no amplitud intelectual. El fascismo es esclavitud intelectual ".
Willy Brandt sobre la dictadura nazi en un artículo en “Norges Gymnasialblatt”, abril / mayo de 1933

& # 8220 Me siento ligado a Noruega con mil lazos, pero nunca he renunciado a Alemania & # 8211 a la otra Alemania. (…) Llegará el día en que se superará el odio que parece ineludible en la guerra. Algún día, la Europa en la que pueden vivir los europeos debe convertirse en una realidad. & # 8221
Willy Brandt en el periódico "Trots allt", agosto de 1943

& # 8220 El reconocimiento incondicional de los crímenes cometidos contra otros pueblos por los alemanes y en nombre de Alemania es la primera condición previa para la recuperación del pueblo alemán. & # 8221
Willy Brandt en un discurso sobre "Alemania y la posición internacional # 8217 después de la guerra" en Estocolmo, el 9 de febrero de 1945

“Los alemanes deben asumir la responsabilidad. Pero responsabilidad no es lo mismo que culpa. Aquellos que no se sienten culpables y no son culpables de los crímenes nazis, no obstante, no pueden escapar de las consecuencias de una política a la que una gran parte del pueblo alemán se había sumado voluntariamente ”.
Willy Brandt en su libro "Verbrecher und andere Deutsche" ("Los criminales y los otros alemanes"), 1946

"¡Quien se involucre con el Frente Comunista Unido se irá por el desagüe con él!"
Willy Brandt en un discurso ante funcionarios del SPD de Berlín, 12 de marzo de 1948

“Con el 17 de junio de 1953 ha comenzado un nuevo capítulo en la lucha por la reunificación de Alemania. (…) El 17 de junio fue el llamamiento más urgente a nuestro propio pueblo y al mundo entero de que la división de Alemania no puede continuar para siempre ”.
Willy Brandt en su folleto "Arbeiter und Nation", 1954

“La dictadura es la dictadura. Explotación es explotación. Nuestro lugar está y permanece claramente del lado de la libertad y el progreso social, de la lucha por la seguridad social y la humanización de la sociedad humana ”.
Willy Brandt en su discurso en la convención del partido del SPD de Berlín, 22 de mayo de 1955

“El objetivo claramente perceptible de la política comunista es incorporar todo Berlín a la llamada 'RDA'. Ninguna cantidad de retórica puede distraer la atención de eso ".
Willy Brandt sobre el ultimátum de Khrushchev, 27 de noviembre de 1958

"Llegará el día en que la Puerta de Brandeburgo ya no estará en la frontera".
Willy Brandt en un mitin en Berlín Occidental, el 1 de mayo de 1959

“Una camarilla que se autodenomina gobierno tiene que intentar cercar a su propia población. Las columnas de hormigón, el alambre de púas, las bandas de la muerte, las torres de vigilancia y las ametralladoras son las señas de identidad de un campo de concentración. No se mantendrá ".
Willy Brandt en su discurso ante la Cámara de Representantes de Berlín sobre la construcción del Muro, 13 de agosto de 1961

“No hay nada perdido con este tratado que no se haya desperdiciado hace mucho tiempo”.
Willy Brandt en su discurso televisado a ciudadanos federales tras la firma del Tratado de Moscú, el 12 de agosto de 1970

“La historia, por más amarga que sea, es una realidad que cada día sigue afectando nuestro presente y nuestro futuro”.
Willy Brandt en un discurso en Jerusalén, el 7 de junio de 1973

“Pertenezco a una generación que ha experimentado el doble de cómo el hambre resulta de la guerra. Es por eso que no me gustaría que una nueva generación experimentara cómo la guerra puede resultar del hambre ".
Willy Brandt en una entrevista para la revista "Bild der Wissenschaft", 1979

“La globalización de los peligros y desafíos - guerra, caos, autodestrucción - requiere una política interna que vaya mucho más allá de los artículos parroquiales o incluso nacionales”.
Willy Brandt en su introducción al Informe Norte-Sur, 1980

“La experiencia que hemos tenido es que, con el debido respeto al poder ruso y mi propio interés en tener relaciones razonables, Rusia, como superpotencia, simplemente no tiene la fuerza interior para digerir Polonia, Checoslovaquia y Hungría, para tomar estos países. Pertenecen a Europa ".
Willy Brandt en una audiencia ante miembros del Congreso de los Estados Unidos en Washington D.C., 29 de septiembre de 1983

“El impactante contraste entre las personas bien alimentadas y las que padecen hambre en el mundo demuestra todos los días que los derechos humanos fundamentales comienzan con el derecho a vivir”.
Willy Brandt en su libro “Menschenrechte - mißhandelt und mißbraucht” (“Derechos humanos - maltratados y abusados”), 1987

“Si tuviera que decir qué es, además de la paz, más importante para mí que cualquier otra cosa, entonces, sin reservas, mi respuesta sería: libertad. Libertad para muchos, no solo para unos pocos. Libertad de conciencia y de opinión. Libertad también de la necesidad y del miedo ".
Willy Brandt en su discurso en la Convención del Partido Especial del SPD en Bonn, 14 de junio de 1987

“Creo que mi verdadero éxito fue haber contribuido a que en el mundo en el que vivimos el nombre de nuestro país, Alemania, y el concepto de paz puedan volver a mencionarse al mismo tiempo”.
Willy Brandt en una entrevista televisiva, diciembre de 1988

"A la suma total de mi vida pertenece la idea de que no hay una completa desesperanza".
Willy Brandt en sus memorias "Erinnerungen", 1989

"Un estado de bienestar es liberal solo si evita el peligro de un crecimiento excesivo burocrático y escribe la participación autodependiente con letras mayúsculas".
Willy Brandt en sus memorias "Erinnerungen", 1989

“¿Por qué impedir que un día en Leipzig y Dresde, Magdeburgo y Schwerin, y en Berlín Oriental, no cientos sino cientos de miles estén de pie y exijan sus derechos civiles como ciudadanos? (…) ¿Y Berlín? ¿Y el Muro? La ciudad vivirá y el muro caerá ".
Willy Brandt en sus memorias "Erinnerungen", 1989

“Ahora lo que pertenece junto crecerá junto. Esto se aplica a Europa en su conjunto ".
Willy Brandt sobre la caída del Muro de Berlín, 10 de noviembre de 1989

“Dondequiera que las personas se vean afectadas por un sufrimiento grave, nos afecta a todos. No lo olvides: quien permite que una injusticia continúe por mucho tiempo está preparando el camino para la siguiente ".
Saludo de Willy Brandt al Congreso de la Internacional Socialista en Berlín, 15 de septiembre de 1992

“Nada sucede por sí solo. Y muy poco es duradero. Por lo tanto, sea consciente de sus fortalezas y del hecho de que cada época requiere sus propias respuestas y realmente debe sentirse a la altura de sus expectativas si espera lograr cosas buenas ".
Saludo de Willy Brandt al Congreso de la Internacional Socialista en Berlín, 15 de septiembre de 1992


La Coalición Democrática Libre Socialdemócrata, 1969-82 y Willy Brandt

En las elecciones al Bundestag de Alemania Occidental de septiembre de 1969, el CDU / CSU siguió siendo el grupo político más grande, con dieciocho escaños más que el SPD. Con la ayuda del FDP, que anteriormente había apoyado la candidatura del ministro de justicia del SPD, Gustav Heinemann, a la presidencia federal, Willy Brandt pudo formar un gobierno de coalición SPD-FDP, con él mismo como canciller federal. La coalición SPD-FDP duró hasta fines de 1982 y se destacó por sus logros en el área de política exterior. La formación de esta nueva coalición obligó a la CDU / CSU a oponerse por primera vez en la historia de Alemania Occidental.

Willy Brandt se convirtió en el primer socialdemócrata elegido democráticamente en ocupar la cancillería. Nacido en Luebeck en 1913, Brandt se unió por primera vez al SPD en 1930 y luego se unió a un grupo izquierdista más pequeño, el Partido Socialista de los Trabajadores (Sozialistiche Arbeiterpartei & # 8211SAP). Después de que Hitler llegó al poder, Willy Brandt emigró a Noruega, donde se convirtió en ciudadano y trabajó como periodista. Después de que Alemania ocupó Noruega en 1940, huyó a Suecia. Willy Brandt regresó a Alemania después de la guerra como corresponsal de noticias y luego como diplomático noruego en Berlín. Después de haber asumido nuevamente la ciudadanía alemana, Willy Brandt se reincorporó al SPD en 1947.

Se convirtió en alcalde de Berlín en 1957 y fue el candidato del SPD a la cancillería en 1961. A finales de la década de 1950, Brandt fue el principal arquitecto del rechazo del SPD a su pasado marxista y la adopción del Programa Bad Godesburg, en el que el partido aceptó el principio de libre mercado. El triunfo de la CDU / CSU en las elecciones nacionales de 1957 y la prosperidad generalizada y creciente hicieron necesario ese paso si el SPD quería ganar el favor del electorado. En 1964 Brandt se convirtió en presidente del SPD. De 1966 a 1969, se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores y vicecanciller de la Gran Coalición.

Cuando Brandt se convirtió en canciller en 1969, propuso una nueva política hacia los estados comunistas de Europa del Este, esta política más tarde se conoció como Ostpolitik (política hacia el Este). En reconocimiento a sus esfuerzos hacia la distensión en Europa, recibió el Premio Nobel de la Paz en 1971. A principios de la década de 1970, Brandt también diseñó un paquete de tratados que normalizaron las relaciones de la RFA con la Unión Soviética y con Polonia, la RDA, y otras naciones del bloque soviético. Resistió con éxito un voto de censura en el Bundestag en abril de 1972 y ganó las elecciones del Bundestag en noviembre de 1972 con una impresionante mayoría relativa de casi el 45 por ciento. Brandt renunció en mayo de 1974, sorprendido por el descubrimiento de que uno de sus asistentes personales, Guenter Guillaume, era un espía de la RDA.

En política interna, Willy Brandt y sus socios de la coalición FDP iniciaron reformas legales, incluida la aprobación de leyes más liberales sobre divorcio y aborto, la última reforma generó un intenso debate público. Las reformas educativas que exigían nuevos tipos de escuelas y una reforma de la administración de las universidades sólo se llevaron a cabo parcialmente. Brandt y sus socios de la coalición tuvieron más éxito en la consecución de sus objetivos de política exterior que en el logro de sus objetivos nacionales.


Muerte y memoriales [editar | editar fuente]

El aeropuerto de Berlín Brandenburgo lleva el nombre de Willy Brandt.

El monumento a Brandt está a la vista del Monumento al gueto de Varsovia.

Willy-Brandt-Memorial en Nuremberg por el artista Josef Tabachnyk, 2009

Willy Brandt murió de cáncer de colon en su casa de Unkel, una ciudad en el río Rin, el 8 de octubre de 1992, y le dieron un funeral de estado. Fue enterrado en el cementerio de Zehlendorf en Berlín.

Cuando el SPD trasladó su sede de Bonn a Berlín a mediados de la década de 1990, la nueva sede se llamó "Willy Brandt Haus". Uno de los edificios del Parlamento Europeo en Bruselas recibió su nombre en 2008.

El 6 de diciembre de 2000, un monumento a Willy Brandt y Warschauer Kniefall fue presentado en Varsovia, Polonia.

El artista alemán Johannes Heisig pintó varios retratos de Brandt, uno de los cuales se dio a conocer como parte de un evento de honor en el Instituto Histórico Alemán de Washington, DC el 18 de marzo de 2003. Los portavoces, entre otros, fueron el exministro federal alemán Egon Bahr y el exsecretario de Estado de EE. UU. Henry Kissinger . & # 9178 & # 93

En 2009, se inauguró el Willy-Brandt-Memorial en Nuremberg en la plaza Willy-Brandt. & # 9179 & # 93 Fue creado por el artista Josef Tabachnyk.

En 2009, la Universidad de Erfurt cambió el nombre de su escuela de posgrado en administración pública a Escuela de Políticas Públicas Willy Brandt. Una escuela secundaria privada de lengua alemana en Varsovia, Polonia, también lleva el nombre de Brandt.

El bulevar principal en la entrada norte de la capital de Montenegro, Podgorica, se llama Willy Brandt Boulevard en 2011. & # 9180 & # 93


Willy Brandt en Varsovia: Kniefall antes de la historia

Fue un gesto que conmovió al mundo. En diciembre de 1970, el canciller federal Willy Brandt se arrodilló en Varsovia frente al monumento a las víctimas del levantamiento del gueto de Varsovia. Por su coraje, el socialdemócrata fue celebrado por el mundo; solo los alemanes se mostraron escépticos.

Es un día lluvioso y gris cuando Willy Brandt visita el monumento a las víctimas del levantamiento del gueto de Varsovia el 7 de diciembre en la capital de Polonia. Con una expresión seria, casi como una máscara en su rostro, camina hacia el monumento de bronce expresionista y coloca una gran corona de claveles blancos. Brandt tira del lazo, retrocede unos pasos y, de repente, cae de rodillas. El ministro federal de Relaciones Exteriores, Walter Scheel, que está detrás de él a la derecha, está tan sorprendido como el primer ministro polaco, Jozef Cyrankiewicz. Incluso el confidente más cercano de Brandt, el secretario de Estado Egon Bahr, está irritado.

La mirada de Brandt se pierde en la distancia. Parece petrificado. Se arrodilla frente al monumento durante aproximadamente medio minuto. Los fotógrafos y camarógrafos saben que están tomando fotografías que darán la vuelta al mundo. "Brandt tarda unos segundos", dijo Hans Ulrich Kempski, entonces reportero jefe del "Süddeutsche Zeitung", "que parecen interminables para los testigos de la escena hasta que se pone de pie de nuevo, parece que necesita toda la fuerza para contener las lágrimas".

Las imágenes del canciller federal arrodillado en la plaza de los héroes del gueto, el alemán, inclinándose ante las víctimas de los alemanes, encierran un drama poco común en política. No es casualidad que fue Willy Brandt quien eligió este conmovedor gesto de empatía. Ningún político ha polarizado tanto a la República de Alemania Occidental, pero también ha emocionado a tanta gente como Willy Brandt.

El viaje más difícil de Brandt

Sin embargo, es una escena absurda: un antifascista alemán que había huido de los nazis al exilio y por lo tanto fue atacado por los derechistas como un "traidor a la patria" reconoce la culpa alemana y expresa tristeza.

El viaje de Brandt a Polonia fue el más difícil desde que fue elegido Canciller Federal en octubre de 1969. En ningún lugar los alemanes se enfurecieron más durante la Segunda Guerra Mundial que en el vecino del este, ningún otro país los había ocupado durante más tiempo. Seis millones de polacos murieron entre 1939 y 1945. Convertida en población, la tiranía nazi no exigió más sacrificios a ningún pueblo de Europa. The extermination camps of the Holocaust were operated by the SS, especially in Poland. German occupiers and their helpers murdered the three million Polish Jews.

The flight and expulsion of the Germans, the decision of the victorious powers to hand over a quarter of the territory of the German Reich to Poland, did not make the situation any easier. Relations with Poland were the most heavily-strained for the Germans after the Second World War. This was true even for the GDR allied with the People's Republic of Poland. Until well into the sixties, the "friendship and peace border" was hermetically sealed off and heavily guarded.

A spontaneous emotional outburst

The federal governments led by the CDU had not recognized the Oder-Neisse line as the Polish western border, but insisted on illusory territorial claims. Only the SPD, with Willy Brandt in the grand coalition as foreign minister, dared to ask this question. Egon Bahr developed the New Ostpolitik with the guiding principle "Change through rapprochement". The Brandt government then recognized the territorial reorganization of Europe decided on in Potsdam in 1945 by the allied victorious powers. At the same time, it tried to mitigate and overcome the division of Europe and, above all, Germany through the Iron Curtain.

German-Polish Relationship: Willy Brandt's Greatest Gesture

Brandt later wrote: "The key to normalization was in Moscow." In order to reach an understanding with Poland and to improve relations with the GDR, Egon Bahr started negotiations in Moscow. On 12 August 1970, Brandt and Soviet Prime Minister Alexey Kossygin signed the "Moscow Treaty", which established the inviolability of European borders. Similarly short - and limited to renouncing violence and accepting the European borders - was also the Warsaw Treaty, signed by Brandt on 7 December 1970 in Warsaw after the knee blow.

Soon after the symbolic kneeling down, the question arose: Was the kneeling a long considered and calculated action? Hansjakob Stehle, at that time a correspondent for the "Frankfurter Allgemeine Zeitung", stood a few meters from Brandt and clearly rejects this: "No," he said, "it was a spontaneous emotional outburst."

Brandt himself has kept it all his life, how and when he got the idea to kneel in front of the memorial. In his "Memoirs" he wrote simply: "I had planned nothing, but Wilanow Castle, where I was housed, leaving in the feeling of having to express the peculiarities of the commemoration of the ghetto monument on the abyss of history and under the Last of the millions murdered, I did what people do when language fails. "

Brandt also quotes SPIEGEL reporter Hermann Schreiber in his memoirs. He wrote about the scene at the monument: "Then he kneels, who does not need it, because for all who need it, but do not kneel there - because they do not dare or can not or can not dare."

"In the Federal Republic," recalled Brandt, "there was no lack of sardonic or stupid questions as to whether the gesture had not been overdrawn." Der SPIEGEL, on whose cover a photograph of the kneeling chancellor, gave the Allensbacher Institut a survey commissioned: "Did Brandt kneel?"

Of the interviewees, 41 percent said that the gesture was appropriate and 48 percent thought it was excessive. Only in the group of 16 to 29 years old Brandt found by a narrow majority approval. 42 percent considered the knee blow to be exaggerated and 46 percent to be appropriate.

For many of the younger ones, the election of the anti-fascist Brandt was almost the same as the establishment of a new Federal Republic. Konrad Adenauer had called Hans Globke a former anti-Semite and Nazi State Secretary in his Chancellery Brandt's direct predecessor, the CDU man Kurt-Georg Kiesinger, had been a member of the NSDAP. The Social Democrat Brandt, who had survived National Socialism in Norwegian exile, was the better German for the youth.

Similar to the West German youth, Brandt also found great approval in the Western world. The US magazine "Time" named it shortly after the knee drop to the "Man of the Year". One year later, he was awarded the Nobel Peace Prize - until today the only German since the Second World War. While photos of Warsaw's knees were printed in all West German newspapers, only a small sheet written in Yiddish published a picture in Poland.

Since December 2000, there is a Willy Brandt Square in Warsaw with a monument reminiscent of the grand gesture.


BIBLIOGRAFÍA

Fuentes primarias

Brandt, Willy. Berliner Ausgabe. Edited by Helga Grebing/Bundeskanzler-Willy-Brandt-Stiftung. Bonn, 2000–.

Secondary Sources

Marshall, Barbara. Willy Brandt: A Political Biography. Basingstoke, U.K., 1997.

Münkel, Daniela. Willy Brandt und die "vierte Gewalt": Politik und Massenmedien in den 50er bis 70er Jahren. Frankfurt and New York, 2005.

Schöllgen, Gregor. Willy Brandt: Die Biographie. Berlin and Munich, 2002.


Brandt and Détente

After border tensions between the Soviet Union and China had flared up in 1969, the Soviet Union was ever more willing to pursue détente with the West. In addition to their negotiations with the United States (which Nixon and Kissinger wanted), that meant an improved understanding with Western Europe (much to the dislike of Nixon and Kissinger, who preferred their allies to keep putting pressure on the Soviets).

Frenemies: While Soviet Union and China both supported North Vietnam in the Vietnam War, they also rivaled each other over who was to lead the socialist world. Hostilities with China (culminating in a bloody border clash at the Ussuri in 1969) severely weakened the Soviet position in Asia. Image © GMT Games.

As Brandt had already pursued détente with the East during his tenure as foreign minister from 1966 on, Soviet general secretary Brezhnev hoped he would win the chancellorship in the elections of 1969 and become a reliable negotiation partner. As a little election campaigning help, the Soviet Union offered more cooperation with West Germany a few weeks before the elections, giving Brandt a welcome policy success on which he could run. And indeed, Brandt won and became the USSR’s new favorite partner in the West, „to the chagrin of the French and the irritation of the Americans“ (Marshall, p. 68). Brezhnev developed a strong personal relationship with Brandt (even closer than with Nixon, whom he found indispensable to superpower détente, but with whom he probably would not have vacationed at his summer dacha on the Crimea).
Helped by this connection with Brezhnev, Brandt concluded treaties which eased the tensions between Germany and the victims of her aggression in World War II (the Soviets, Polish, and Czechoslovakians), as well as very practical improvements to the relationship and the flow of people and goods between the two German states. On the other side, the Soviets gained international standing, recognition of the post-war order they built, and an improved relationship with one of Europe’s larger countries – represented on the Willy Brandt event card by the 1VP and the 1 influence the Soviets gain. Contrary to the card event, however, Brandt never questioned Germany’s membership in NATO.

Brandt’s conciliation with the East was the groundwork for an independent German foreign policy. Image © GMT Games.


Ver el vídeo: CAN504 WEST BERLIN MAYOR WILLY BRANDT EXPLAINS HOW HE WAS PREVENTED FROM ENTERING EAST GERMANY