La economía de Bangladesh - Historia

La economía de Bangladesh - Historia



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Bangladesh

La economía de Bangladesh ha crecido aproximadamente un 6% anual desde 2005 a pesar de períodos prolongados de inestabilidad política, infraestructura deficiente, corrupción endémica, suministros de energía insuficientes y la lenta implementación de reformas económicas. Aunque más de la mitad del PIB se genera a través del sector de servicios, casi la mitad de los bangladesíes están empleados en el sector agrícola, y el arroz es el producto más importante.
Las prendas, la columna vertebral del sector industrial de Bangladesh, representaron más del 80% de las exportaciones totales en el año fiscal 2016-17. El sector industrial sigue creciendo, a pesar de la necesidad de mejorar las condiciones de seguridad de las fábricas. El crecimiento constante de las exportaciones en el sector de la confección, combinado con $ 13 mil millones en remesas de bangladesíes en el extranjero, contribuyó al aumento de las reservas de divisas de Bangladesh en el año fiscal 2016-17.
La reciente afluencia de más de 700.000 refugiados adicionales de Birmania ejercerá presión sobre el presupuesto del gobierno de Bangladesh y el suministro de arroz del país, que disminuyó en 2017 en parte debido a inundaciones récord. Las recientes mejoras en la infraestructura energética, incluido el inicio de las importaciones de gas natural licuado en 2018, representan un gran paso adelante en la resolución de un cuello de botella clave en el crecimiento.

1990200020102016
INB, método Atlas (US $ a precios actuales) (miles de millones)32.6255.71118.31216.29
INB per cápita, método Atlas (US $ a precios actuales)3104207801,330
INB, PPA ($ internacionales actuales) (miles de millones)90.17176.81393.64616.93
INB per cápita, PPA (dólares internacionales actuales)8501,3402,5903,790
PIB (US $ corrientes) (miles de millones)31.653.37115.28221.42
Crecimiento del PIB (% anual)5.65.35.67.1
Inflación, deflactor del PIB (% anual)6.53.47.16.7
Agricultura, silvicultura y pesca, valor agregado (% del PIB)30231714
Industria (incluida la construcción), valor agregado (% del PIB)20222527
Exportaciones de bienes y servicios (% del PIB)6121617
Importaciones de bienes y servicios (% del PIB)13172221
Formación bruta de capital (% del PIB)16242630
Ingresos, excluidas las donaciones (% del PIB)..8.69.710.2
Préstamo neto (+) / endeudamiento neto (-) (% del PIB)..-0.6-0.8-1.5
Estados y mercados
Tiempo necesario para iniciar una empresa (días)....2220
Crédito interno proporcionado por el sector financiero (% del PIB)21.630.257.461.4
Ingresos fiscales (% del PIB)..6.67.88.8
Gasto militar (% del PIB)1.21.41.41.5
Suscripciones a celulares móviles (por cada 100 personas)00.244.683.4
Personas que utilizan Internet (% de la población)00.13.718.2
Exportaciones de alta tecnología (% de las exportaciones de manufacturas)0000
Puntaje de capacidad estadística (promedio general)....6974
Enlaces globales
Comercio de mercancías (% del PIB)17294136
Índice de términos de intercambio neto de trueque (2000 = 100)1171006168
Saldos de deuda externa, total (DOD, US $ a precios actuales) (millones)12,29215,60326,88141,126
Servicio total de la deuda (% de las exportaciones de bienes, servicios e ingresos primarios)34.210.65.24.7
Migración neta (miles)-798-1,541-2,526..
Remesas personales recibidas (US $ a precios actuales) (millones)7791,96810,85013,544
Inversión extranjera directa, entradas netas (balanza de pagos, US $ corrientes) (millones)32801,2322,327
Asistencia oficial para el desarrollo neta recibida (dólares estadounidenses a precios actuales) (millones)2,092.801,174.301,404.602,503.60

Bangladesh está en auge, y aquí está el por qué, dice el Primer Ministro

Muchos ven a Bangladesh como un "mercado" de más de 30 millones de personas de clase media y acomodada y un "milagro del desarrollo". Para mí, nuestras fortalezas son los valores sociales y la confianza de la gente en Bangladesh. Igualmente, la aspiración de los pueblos al progreso y su resiliencia, así como su confianza en nuestro liderazgo. Mi padre, el padre de nuestra nación Bangabandhu Sheikh Mujibur Rahman, soñó con un Sonar bangla, una sociedad justa y libre de explotación. Su visión nos da la confianza para avanzar con nuestra visión de hacer avanzar a Bangladesh como país en desarrollo para 2021 y como país desarrollado para 2041.

Bangladesh se está moviendo rápidamente hacia una sociedad de alto valor e intensiva en conocimiento, más allá de la fabricación de prendas de vestir. El año pasado, exportamos 12 robots industriales a Corea. Cuatro barcos fabricados en Bangladesh han llegado a la India. Recientemente, Reliance compró una gran cantidad de refrigeradores fabricados en Bangladesh. Bangladesh también tiene 600.000 autónomos de TI, la comunidad autónoma más grande. Todo esto habla de una transformación silenciosa en la que las personas han asumido riesgos y se han enfrentado a desafíos volviéndose más innovadores y adoptando tecnología. Es hora de que los inversores globales, en particular los empresarios indios, inviertan en Bangladesh en áreas como educación, ingeniería de iluminación, electrónica, industria automotriz e inteligencia artificial, más allá del menú convencional.

Bangladesh se está urbanizando rápidamente. Para el 2030, el 48% de nuestra población vivirá en pueblos y ciudades. La mayoría serán jóvenes, enérgicos y conectados digitalmente. Serán ágiles, receptivos a nuevas ideas y buscarán nuevas formas de crear riqueza. De hecho, esto ya está sucediendo con más de 110 millones de suscriptores activos de Internet en Bangladesh. Para 2025, la penetración de Internet móvil alcanzará el 41% de la población. La rápida urbanización, alimentada por el creciente consumo de electricidad y más de 30 millones de ciudadanos de clase media, es de hecho un mercado enorme.

A algunos les preocupan los riesgos de invertir en Bangladesh. Sí, tenemos desafíos como muchos otros países. Pero en Bangladesh sabemos cómo transformar los desafíos en oportunidades. Este año, nuestra economía registró un crecimiento récord de 8,1%. Estamos cerca de lograr un crecimiento de dos dígitos. Desde 2009, la economía de Bangladesh ha crecido un 188% en tamaño. Nuestro ingreso per cápita ha superado los $ 1,909.

Nuestra producción agrícola ya no se trata de subsistencia. Más allá de la autosuficiencia, ahora somos el cuarto productor de arroz más grande, el segundo productor de yute, el cuarto productor de mango, el quinto en producción de vegetales y el cuarto en la pesca continental del mundo. Estamos decodificando el genoma de cultivos y frutas clave para avanzar más.

Al transformar el país en un "Bangladesh digital", desde 2009, hemos asegurado el 100% de acceso a las TIC para las personas en las bases. Nuestro enfoque es emplear tecnología para resolver los desafíos de desarrollo de la gente común. Como resultado, Bangladesh tiene la quinta población más grande de usuarios de Internet en Asia-Pacífico. Nos estamos convirtiendo rápidamente en una sociedad sin efectivo: el año pasado, las transacciones de comercio electrónico alcanzaron los $ 260 millones.

Hoy, Bangladesh ofrece el régimen de inversión más liberal en el sur de Asia, en términos de protección legal de la inversión extranjera, generosos incentivos fiscales, concesiones en la importación de maquinaria, una política de salida sin restricciones, repatriación total de dividendos y capital a la salida. Estamos estableciendo 100 zonas económicas especiales con un servicio integral en todo Bangladesh. Doce de las zonas ya están funcionando. Dos zonas están reservadas para inversores indios. Varios parques de alta tecnología también están preparados para la tecnología y las empresas innovadoras.

¿Has leído?

Entre el este y el noreste de la India, China en el oeste y el sudeste de Asia, Bangladesh merece la atención de los negocios internacionales y de la India como un espacio económico sin fisuras. Podemos servir como el centro económico de la subregión. Más allá de nuestros propios 162 millones de habitantes, Bangladesh puede ser la masa continental de conexión con un mercado combinado de casi 3 mil millones de personas.

El año pasado, HSBC predijo que Bangladesh sería la 26ª economía más grande del mundo, para 2030. Dos cosas son clave: uno es nuestra sociedad abierta, armonía religiosa, valores liberales y cultura secular. los otro es que dos tercios de nuestra población homogénea son jóvenes, en su mayoría menores de 25 años. Se capacitan rápidamente, se adaptan a las tecnologías y están listos para participar con salarios competitivos.

Estamos aprendiendo continuamente en nuestro viaje hacia el desarrollo con nuestra gente segura, liderazgo capaz y gobernanza. Bangladesh le ofrece un estado estable y humanitario, donde el liderazgo es receptivo y responsable. Eso se suma a sólidos fundamentos macroeconómicos, y nuestra economía pragmática y abierta continuará marcando tendencias mundiales y el ejemplo de una nación pacífica y progresista.


Esto es lo que necesita saber sobre la acelerada economía de Bangladesh

Las cosas se han movido. Bangladesh tiene ahora una tasa de crecimiento promedio del 8%, muy por encima del promedio asiático, según muestran las cifras del Banco Asiático de Desarrollo.

¿Has leído?

Una disminución en el crecimiento de la población también está contribuyendo a un aumento de la renta per cápita. El número de trabajadores empleados que viven por debajo del umbral de pobreza se redujo del 73,5% en 2010 al 10,4% en 2018.

Bangladesh ha sido clasificado por las Naciones Unidas como uno de los países menos adelantados (PMA) del mundo desde 1975, pero su trayectoria actual significa que es probable que se deshaga de esa descripción para 2024.

Pasar de la condición de PMA es una señal de que el ingreso nacional bruto per cápita, los activos humanos y la resistencia a las crisis económicas y ambientales de un país son lo suficientemente sólidos como para permitir el desarrollo sostenible.

Bangladesh ocupó el puesto 105 en el Informe de Competitividad Global 2019 del Foro Económico Mundial. Cuanto más competitivo es un país, más probabilidades hay de que pueda mejorar su nivel de vida.

¿Qué entendemos por "competitividad"?

¿Qué es la competitividad económica? El Foro Económico Mundial, que mide la competitividad de los países desde 1979, la define como: "el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país". Existen otras definiciones, pero todas generalmente incluyen la palabra " productividad".

El Informe de Competitividad Global es una herramienta para ayudar a los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil a trabajar juntos para impulsar la productividad y generar prosperidad. El análisis comparativo entre países permite a los líderes evaluar las áreas que necesitan fortalecerse y construir una respuesta coordinada. También ayuda a identificar las mejores prácticas en todo el mundo.

El Índice de Competitividad Global constituye la base del informe. Mide el desempeño de acuerdo con 114 indicadores que influyen en la productividad de una nación. La última edición abarcó 141 economías, que representan más del 98% del PIB mundial.

Los puntajes de los países se basan principalmente en hallazgos cuantitativos de agencias reconocidas internacionalmente como el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial de la Salud, con la adición de evaluaciones cualitativas de especialistas económicos y sociales y altos ejecutivos corporativos.

El comercio de prendas de vestir que comenzó en Bangladesh en la década de 1970 es ahora una industria de $ 30 mil millones. Pero la economía se está diversificando. El sector de servicios, incluidas las microfinanzas y la informática, representa el 53% del PIB del país.

El éxito de la industria de la TI es fundamental para la transformación digital y el crecimiento económico continuo de Bangladesh. Exporta casi $ 1 mil millones en productos de tecnología cada año, una cifra que el gobierno espera aumentar a $ 5 mil millones para el 2021. El país también tiene 600.000 trabajadores independientes de TI.

Bangladesh ha experimentado grandes mejoras en salud, educación, mortalidad infantil y esperanza de vida, según Daniel Gay del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas. Esto ha impulsado el crecimiento y reducido la vulnerabilidad económica. "Es realmente una historia de éxito", dice.


Crecimiento económico de Bangladesh 1960-2021

Los vínculos de retroceso de otros sitios web y blogs son el elemento vital de nuestro sitio y nuestra principal fuente de tráfico nuevo.

Si utiliza nuestras imágenes de gráficos en su sitio o blog, le pedimos que proporcione una atribución a través de un enlace a esta página. A continuación, proporcionamos algunos ejemplos que puede copiar y pegar en su sitio:


Vista previa del enlace Código HTML (haga clic para copiar)
Crecimiento económico de Bangladesh 1960-2021
Macrotendencias
Fuente

La exportación de su imagen ahora está completa. Compruebe su carpeta de descarga.


La economía de Bangladesh

La agricultura sigue siendo una parte importante de la economía de Bangladesh.

Bangladesh tiene una economía de mercado. Se considera la 44ª economía más grande del mundo y la segunda de más rápido crecimiento. Desde 2004, este país ha experimentado un crecimiento relativamente constante del 6,5%. En 2016, alcanzó el 7,1% y ronda los 180.000 millones de dólares. Se espera que esta cantidad aumente a $ 322 mil millones para 2021. Bangladesh depende de industrias diversificadas, que incluyen textiles, productos farmacéuticos, cuero, pesca, acero, gas natural, construcción naval, telecomunicaciones y procesamiento de alimentos. Además, tiene el segundo sector financiero más grande del subcontinente indio.

La relativa estabilidad de esta economía ha atraído la atención de inversores extranjeros. En 2015, las inversiones extranjeras directas superaron los $ 2 millones, 44% más que en 2014. Estas inversiones se dirigieron a algunas de las industrias mencionadas, así como a la generación de petróleo y energía. Una de las razones por las que Bangladesh atrae a tantos inversores extranjeros es su política abierta, que permite el 100% de fondos extranjeros en algunas industrias.

Historia económica del Bangladesh moderno

Bangladesh obtuvo su independencia de Pakistán en 1971. En ese momento, el nuevo país implementó un marco socialista para su economía. En este marco, todas las industrias del país eran de propiedad estatal. Esta medida resultó en un crecimiento lento, escasez de alimentos y una producción de bienes ineficiente. La ineficiencia provocó la pérdida de compradores externos. Sin embargo, esto cambió en 1975, cuando el gobierno de Bangladesh se dispuso a reformar la economía. La reforma dio paso a la participación de la industria privada en el mercado. Gradualmente, el gobierno comenzó a privatizar las empresas estatales, incluidas las telecomunicaciones, la banca, los medios de comunicación y la producción de yute.

En la década de 1980, el país había comenzado a ver indicios de mejora y se aprobó una legislación para apoyar una mayor privatización de la industria. La inestabilidad política interna de la década de los noventa provocó que no se siguieran las reformas de ajuste estructural del Fondo Monetario Internacional (FMI) y una pérdida de inversores extranjeros. De 2003 a 2010, se pusieron a disposición de Bangladesh varias líneas de crédito, incluidos $ 70 millones de un plan de reducción de la pobreza del FMI de $ 490 millones, $ 536 millones en préstamos sin intereses del Banco Mundial y una línea de crédito de $ 1000 millones de la India. El país ahora tiene una reserva extranjera de $ 30 mil millones.

Sectores económicos más importantes de Bangladesh

Los sectores económicos más importantes de Bangladesh son la agricultura, la manufactura y las finanzas.

Agricultura

Un gran porcentaje de la población de Bangladesh sobrevive gracias a la agricultura de subsistencia. El cultivo principal es el arroz, aunque el yute, el maíz y diversas hortalizas han ido ganando importancia. Debido al rápido crecimiento de la población, muchas personas en Bangladesh sufren escasez de alimentos. Los riesgos de las inclemencias del tiempo y los desastres naturales obstaculizan las oportunidades de crecimiento. Además, ha aumentado el número de no propietarios de tierras en las zonas rurales. El riesgo que entraña la producción agrícola tiene inversiones limitadas en nuevas tecnologías.

Fabricación

En la manufactura, la industria de la confección es el sector que más contribuye. Las fábricas de ropa proporcionan aproximadamente 3 millones de puestos de trabajo, en su mayoría mujeres. Los salarios, sin embargo, se encuentran entre los más bajos del mundo, aunque el salario mínimo ha aumentado recientemente. Hoy en día, la industria de la confección representa el 80% de las exportaciones totales del país. Bangladesh es el segundo exportador de textiles más grande del mundo. Otras industrias manufactureras incluyen la construcción naval, la farmacéutica, el cuero y la tecnología de la información.

Como se mencionó anteriormente, los bancos de Bangladesh fueron de propiedad estatal hasta la década de 1980. Entre 2000 y 2006, el país se centró en la creación de regulaciones basadas en riesgos. En la actualidad, existen 4 bancos especializados de propiedad estatal, 9 bancos comerciales extranjeros y 39 bancos privados.


Estratificación social

Clases y castas. El sistema de clases musulmanas es similar a una estructura de castas. los Ashraf es una pequeña clase alta de descendientes de antiguos funcionarios musulmanes y comerciantes cuyas raíces se encuentran en Afganistán, Turquía e Irán. Algunas familias ashraf remontan su linaje al profeta Mahoma. El resto de la población se concibe como mayoría indígena. atraf. Esta distinción refleja la separación hindú entre el Brahman y los de castas inferiores. Si bien las personas educadas reconocen las categorías musulmana e hindú, la gran mayoría de los ciudadanos imagina la clase en un contexto rural más localizado.

En las zonas rurales, la clase está vinculada a la cantidad de tierra que se posee, la ocupación y la educación. Un terrateniente con más de cinco acres está en la parte superior de la escala socioeconómica y los pequeños agricultores de subsistencia están en el medio. En la parte inferior de la escala se encuentran los hogares rurales sin tierra que representan alrededor del 30 por ciento de la población rural. El estatus de terrateniente refleja la posición de clase socioeconómica en las áreas rurales, aunque la ocupación y la educación también juegan un papel. Las personas más educadas ocupan puestos que requieren alfabetización y habilidades matemáticas, como en bancos y oficinas gubernamentales, y generalmente se les concede un estatus más alto que los agricultores. Los pequeños empresarios pueden ganar tanto como aquellos que tienen trabajos que requieren educación pero tienen un estatus social más bajo.

Las castas hindúes también juegan un papel en la economía rural. Los grupos hindúes están involucrados en las ocupaciones hereditarias que llenan los nichos económicos que sustentan una economía basada en la agricultura. Un pequeño número de grupos de castas superiores han permanecido en el país, y algunas de esas personas son grandes terratenientes, empresarios y proveedores de servicios.

En las zonas urbanas, la gran mayoría de las personas son trabajadores. Hay una clase media de pequeños empresarios y trabajadores de oficina de nivel medio, y por encima de esto hay un grupo empresarial emergente y trabajadores de servicios de nivel superior.

Símbolos de estratificación social. Uno de los símbolos más obvios del estatus de clase es la vestimenta. La prenda tradicional para los hombres es la lungi, una falda de tubo de tela que cuelga hasta los tobillos para las mujeres, el sari es la norma. El lungi es usado por la mayoría de los hombres, excepto aquellos que se consideran de alto nivel socioeconómico, entre los que se usan pantalones y camisa. También son indicativos de un alto nivel los pantalones de pijama de algodón blanco sueltos y una camisa blanca larga. La vestimenta blanca entre los hombres simboliza una ocupación que no requiere trabajo físico. No se verá a un hombre de alto nivel cargando físicamente nada, esa tarea se deja en manos de un ayudante o trabajador. Saris también sirven como marcadores de clase, con telas elaboradas y finamente trabajadas que simbolizan un alto estatus. La pobreza está marcada por los saris baratos, ásperos, de tela de algodón verde o índigo de las mujeres pobres. Las joyas de oro indican una alta posición social entre las mujeres.

Una casa revestida de hormigón y un techo de tejas cerámicas dan prueba de riqueza. Un automóvil está más allá del alcance de la mayoría de las personas, y una motocicleta es un signo de estatus. Los televisores en color, los teléfonos y la electricidad son otros símbolos asociados con la riqueza.


Historia de la industria de la confección en Bangladesh y economía de la industria de la confección en Bangladesh

La industria de la confección ha desempeñado un papel pionero en el desarrollo del sector industrial de Bangladesh. Aunque tuvo un comienzo bastante tardío, es decir, en 1976, pronto estableció su reputación en el mercado mundial en un corto período de tiempo. Como resultado, la ropa es ahora uno de los principales artículos de exportación del país. Además, enriqueciendo la economía del país, ha jugado un papel muy importante en el alivio del desempleo. En la actualidad existen más de dos mil cien fábricas de confección en el país que emplean a más de 12 mano de obra faltante. El 85 por ciento de la fuerza laboral son mujeres.

Con 5.000 fábricas que emplean a unos 3,6 millones de trabajadores (de una fuerza laboral total de 74 millones), Bangladesh está claramente por delante de otros proveedores del sudeste asiático en términos de capacidad de la industria de la confección. También ofrece niveles satisfactorios de calidad, especialmente en productos económicos y de nivel de entrada del mercado medio.

Prendas de vestir confeccionadas fabricados en Bangladesh se dividen principalmente en dos grandes categorías: tejidos y productos de punto. Camisas, camisetas y pantalones son los principales productos tejidos y la ropa interior, calcetines, medias, camisetas, suéteres y otras prendas informales y suaves son los principales productos de punto. Las prendas de vestir tejidas todavía dominan los ingresos por exportación de prendas de vestir del país. La proporción de prendas de vestir de punto ha ido en aumento desde principios de la década de 1990; estos productos representan actualmente más del 40% de los ingresos totales de exportación de RMG del país (sitio web de BGMEA).

Además del costo de la mano de obra y la ventaja de los aranceles, los costos de las materias primas y los bienes raíces también son más baratos en Bangladesh. Tampoco hay duda de que Bangladesh se está beneficiando de varios acuerdos comerciales preferenciales que brindan entrada libre de impuestos a varias docenas de países.

Pero Bangladesh tiene sus propios desafíos que superar. Los impedimentos para la inversión incluyen un suministro de energía poco confiable, altas tasas de interés reales, corrupción y debilidades en la ley y el orden. Entonces, ¿qué puede hacer Bangladesh para superar estos desafíos y utilizar su enorme potencial?

Primero, la infraestructura ineficiente, incluidos el transporte y el suministro de energía, es el cuello de botella más grande que obstaculiza nuestra industria de la confección. Este problema será aún más importante en el futuro, ya que los compradores desean obtener productos más modernos con plazos de entrega más cortos. El gobierno debe priorizar la mejora en esta área y comenzar a actualizar los sistemas de energía. Afortunadamente, se han tomado varias medidas a este respecto.

En segundo lugar, aunque los estándares laborales y de cumplimiento social han mejorado en los últimos años, los proveedores varían mucho en su grado de cumplimiento. El cumplimiento ambiental apenas está comenzando a llamar la atención.

En tercer lugar, la productividad de los proveedores debe mejorar no solo para mitigar el impacto del aumento de los salarios, sino también para cerrar las brechas con otros países proveedores, como India y Camboya, satisfaciendo las necesidades de los nuevos clientes de productos más sofisticados. La falta de inversión en nuevas maquinarias y tecnologías y el tamaño insuficiente de la mano de obra calificada, particularmente en los mandos intermedios, también obstaculizan el crecimiento de esta industria.

En cuarto lugar, el acceso a la materia prima es fundamental para los exportadores de ropa. La falta de vínculos hacia atrás y la dependencia de Bangladesh de las importaciones crean riesgos de abastecimiento y alargan los plazos de entrega. Para agravar el problema está la volatilidad de los precios de las materias primas en los últimos años. El desarrollo de un sector local podría mejorar los plazos de entrega.

En quinto lugar, la estabilidad política es un requisito previo para atraer inversores extranjeros. Los disturbios políticos, las huelgas y la falta de facilidad para hacer negocios son las principales preocupaciones de los inversores extranjeros.

Los tres principales interesados, el gobierno, los proveedores y los compradores, deben trabajar juntos para aprovechar el potencial del mercado de la confección de Bangladesh. Las principales prioridades de inversión del gobierno deben ser el desarrollo de infraestructura, el mantenimiento de la estabilidad política, la reducción de la corrupción y la provisión de educación y apoyo comercial.

Los compradores deben ayudar a aumentar la eficiencia y la transparencia de la cadena de suministro y aumentar su apoyo a las operaciones lean y al intercambio electrónico de datos. También deben construir relaciones más estrechas con los proveedores y mejorar su propia ejecución operativa. Sus largos tiempos de respuesta, la complejidad de los procedimientos internos que involucran las funciones de comercialización y abastecimiento y una gran cantidad de cambios de última hora ralentizan el proceso general.

Si bien Bangladesh tiene algunas ventajas muy prometedoras en ciertas dimensiones de la industria de la confección, persisten varios desafíos. Solo si se pueden superar estos desafíos, la industria de la confección de Bangladesh seguirá prosperando.

Bangladesh tiene oportunidades de expandir el mercado a través de las siguientes estrategias.

i) Estrategia rentable
ii) Estrategia de diversificación y desarrollo de nuevos productos
iii) Estrategia de diversificación del mercado

Combinadas, estas tres estrategias requieren un enfoque de gestión de calidad total (TQM). Los he discutido individualmente.

1. Estrategia de reducción de costos

una. Integración hacia atrás

B. Mejora de la productividad laboral

Sin embargo, cabe señalar que el menor costo de adquisición de material puede no ser suficiente para que Bangladesh mantenga su ventaja competitiva en los mercados internacionales. Bangladesh debe aumentar la productividad, que es más baja que la de muchos de sus competidores. Es cierto que los salarios son bajos en Bangladesh, pero eso no significa necesariamente que los salarios relativamente bajos conduzcan automáticamente a una mayor productividad. Los salarios son solo uno de los determinantes de la productividad laboral. El tiempo requerido por los trabajadores para realizar una tarea es otro determinante importante. Las eficiencias disponibles indican que los trabajadores de Bangladesh no son como los de Hong Kong, Corea del Sur y Sri Lanka. Las habilidades de los trabajadores y la eficiencia gerencial de la supervisión son más altas en esos países que en Bangladesh. Además, esos países utilizan la última tecnología, por ejemplo, computarizan máquinas de coser, diseñan instalaciones, etc., pero Bangladesh utiliza tecnología relativamente más antigua.

Una encuesta de investigación realizada en 1994-95, cuyo objetivo era determinar la tendencia de productividad de la industria de RMG, reveló que los trabajadores necesitaban un tiempo significativamente más corto para producir una camisa de una especificación determinada que el tiempo.

Hay varios factores externos que han estado jugando un papel importante para facilitar el crecimiento del sector. Uno de estos factores cruciales es la reducción gradual de la producción a granel de China debido a la escasez de mano de obra y los salarios más altos, que también contribuyen a una disminución de su atractivo en el ámbito de la confección. Además, China ahora está interesada en fabricar productos que requieren mayores habilidades, mejor tecnología y más inversión en equipos avanzados.

Otra perspectiva clave para el crecimiento de nuestra industria de la confección radica en el tamaño del mercado mundial de la confección, que está creciendo gradualmente. Según un informe reciente, el mercado mundial de prendas de vestir cruzará la marca de 2 billones de dólares para 2025 desde el valor actual de 1,1 billones de dólares. Por lo tanto, tenemos una gran oportunidad de penetrar más en el mercado mundial de la indumentaria y aumentar nuestros ingresos de exportación.


El ascenso y ascenso de Bangladesh

La economía está en auge. ¿Se merece Sheikh Hasina el crédito?

DHAKA: Bangladesh desafía la gravedad económica y política. Desde su guerra de independencia de 1971 con Pakistán, el país ha sido conocido por sus tragedias: pobreza desgarradora, desastres naturales y ahora una de las mayores crisis de refugiados del mundo, después de la afluencia de 750.000 musulmanes rohingya que huían de la persecución en el vecino Myanmar.

Sin embargo, con muy poca atención internacional, Bangladesh también se ha convertido en una de las historias de éxito económico del mundo. Con la ayuda de un sector manufacturero de rápido crecimiento (su industria de la confección es superada solo por la de China), la economía de Bangladesh ha tenido un promedio de crecimiento anual superior al 6% durante casi una década, alcanzando el 7,86% en el año hasta junio.

Después de la hambruna masiva en 1974, el país ha logrado casi la autosuficiencia en la producción de alimentos para sus más de 166 millones de habitantes. El ingreso per cápita casi se ha triplicado desde 2009, alcanzando los $ 1,750 este año. Y la cantidad de personas que viven en la pobreza extrema, clasificada con menos de $ 1.25 por día, se ha reducido de aproximadamente el 19% de la población a menos del 9% durante el mismo período, según el Banco Mundial.

A principios de este año, Bangladesh celebró un momento crucial cuando cumplió con los criterios de las Naciones Unidas para pasar de la condición de "país menos adelantado" para 2024. Para la Primera Ministra Sheikh Hasina, la elevación a la categoría de "economía en desarrollo" significa un impulso significativo a la autoimagen de la nación. .

"Salir del estatus de PMA nos da algo de fuerza y ​​confianza, lo cual es muy importante, no solo para los líderes políticos sino también para la gente", dijo a Nikkei Asian Review en una entrevista exclusiva en diciembre. "Cuando estás en una categoría baja, naturalmente cuando discutes los términos de los proyectos y programas, debes depender de la misericordia de los demás. Pero una vez que te graduaste, no tienes que depender de nadie porque tienes tus propios derechos".

A pesar de su impulso de automatización, Giant Group todavía emplea a miles de trabajadores. (Foto de Akira Kodaka)

Hasina dice que el fuerte crecimiento económico de Bangladesh no solo continuará, sino que se acelerará. "En los próximos cinco años, esperamos que el crecimiento anual supere el 9% y, esperamos, nos lleve al 10% para el 2021", dijo.

"Siempre apunto a un ritmo más alto", se ríe. "¿Por qué debería predecir más bajo?"

En muchos frentes, el desempeño económico de Bangladesh ha superado incluso los objetivos del gobierno. Con una estrategia nacional centrada en la manufactura, dominada por la industria de la confección, el país ha visto dispararse las exportaciones a una tasa anual promedio de 15-17% en los últimos años para alcanzar un récord de 36.700 millones de dólares en el año hasta junio. Están en camino de cumplir la meta del gobierno de $ 39 mil millones en 2019, y Hasina ha instado a la industria a alcanzar un valor de $ 50 mil millones para 2021 para conmemorar el 50 aniversario de lo que los bangladesíes llaman su Guerra de Liberación.

Una vasta comunidad de alrededor de 2,5 millones de trabajadores en el extranjero de Bangladesh impulsa aún más la economía con remesas que aumentaron un 18% anual hasta alcanzar los 15.000 millones de dólares en 2018. Pero Hasina también sabe que el país necesita ascender en la cadena de valor industrial. Los líderes políticos y empresariales se hacen eco de sus ambiciones de cambiar el antiguo modelo de operar como un centro de fabricación de bajo costo que depende en parte de las remesas y la ayuda internacional.

Con ese fin, Hasina lanzó una estrategia de "Bangladesh digital" en 2009 respaldada por generosos incentivos. Ahora Dhaka, la capital de la nación, es el hogar de un sector tecnológico pequeño pero en crecimiento liderado por directores ejecutivos que hablan con valentía sobre "dar un salto" a la vecina India en TI. La fabricación de productos farmacéuticos, otro alimento básico de la India, también está en aumento.

El gobierno ahora está implementando un ambicioso plan para construir una red de 100 zonas económicas especiales en todo el país, 11 de las cuales se han completado y 79 están en construcción.

El concepto capitaliza nítidamente la densidad de población récord de Bangladesh, aprovechando lo que Faisal Ahmed, economista jefe del Banco de Bangladesh, llama el dividendo de la & ldquodensidad. & ldquoLa proximidad de nuestra población también nos ayudó a diseñar y difundir ideas sociales y económicas como las microfinanzas y la atención médica de bajo costo. Pero necesitamos administrar mejor nuestros escasos recursos de tierras, y parte de la respuesta es desarrollar parques industriales y ZEE que funcionen bien ”, dijo.

Sin embargo, detrás de las cifras impresionantes y las ambiciones audaces, hay obstáculos de enormes proporciones que van desde problemas estructurales hasta profundas divisiones políticas, que han pasado a primer plano antes de las elecciones nacionales del 30 de diciembre.

La política de Bangladesh ha estado dominada durante años por la amarga rivalidad entre Hasina y la ex primera ministra Khaleda Zia, cuyas historias familiares se remontan a bandos opuestos de la lucha de liberación, cuando Bangladesh era conocido como Pakistán Oriental. Ambas mujeres han estado dentro y fuera del poder, y en prisión, durante las últimas tres décadas. Khaleda Zia, que preside el opositor Partido Nacionalista de Bangladesh, está en la cárcel por cargos de corrupción que, según ella, son falsos.

Desde 1981, Hasina ha dirigido la Liga Awami gobernante, fundada por su padre, Sheikh Mujibur Rahman, el primer presidente del país, quien fue asesinado por personal del ejército junto con la mayor parte de su familia en 1975. El partido contó con un fuerte apoyo en algunas elecciones pasadas. Pero activistas de la oposición y grupos de derechos humanos han expresado su preocupación por posibles tácticas de intimidación y fraude electoral. Después de dos mandatos consecutivos de cinco años para el partido gobernante, los analistas señalan un sentimiento palpable de "anti-incumbencia" entre algunos votantes. Sin embargo, desde un punto de vista económico, muchos están de acuerdo en que una victoria del partido gobernante apoyaría un mayor desarrollo.

"Si la votación pasa sin demasiados conflictos y se mantiene el status quo, entonces [Bangladesh] parecería una historia atractiva a largo plazo", dijo Christopher Wood, director gerente y estratega jefe de la corredora CLSA con sede en Hong Kong.

Las concurridas calles de Dhaka (Foto de Akira Kodaka) Un centro comercial en Dhaka: Bangladesh está en camino de convertirse en un "país en desarrollo" en 2024. (Foto de Akira Kodaka)

Hablando en su residencia oficial en el centro de Dhaka, la primera ministra rechazó las críticas locales e internacionales al autoritarismo progresivo. Su partido, insistió, está "comprometido con la protección de la democracia en Bangladesh".

Los negocios parecen estar en gran parte del lado del partido gobernante, aunque solo sea por el bien de la estabilidad. En entrevistas recientes en Dhaka, ejecutivos y analistas políticos rechazaron las sugerencias de que la turbulencia política podría descarrilar la trayectoria de crecimiento del país.

"We feel relieved that all political parties are participating in the elections," said Faruque Hassan, managing director of Giant Group, a leading garment manufacturer, and senior vice president of the Bangladesh Garment Manufacturers and Exporters Association. "We feel positive that despite political differences we can continue to keep economic issues separate -- although we know that without political stability you can't grow, and you could scare international customers."

Tailoring its industrial policy

The ready-made garment industry is a key factor in the country's phenomenal success story. The industry is the country's largest employer, providing about 4.5 million jobs, and accounted for nearly 80% of Bangladesh's total merchandise exports in 2018.

It has undergone seismic changes since the watershed Rana Plaza disaster in 2013, when a multi-story garment factory complex collapsed, killing more than 1,130 workers. In the aftermath, the industry was forced by international apparel brands to implement sweeping reforms, including factory upgrades, inspections and improved worker conditions.

A visit to one of Giant Group's gleaming factories brings home the industry's rapidly changing dynamics. In a vast room a handful of workers oversees a fully automated operation that feeds fabric and thread into a huge machine that cuts, stitches and turns out finished garments. In another space nearby, about 300 workers, mostly women, operate machines that embroider and add applique to garments.

Giant Group has introduced a high level of automation at its garment factories. (Photo by Akira Kodaka) Giant Group says it aims to move into more value-added areas, such as embroidery and high-performance materials. (Photo by AKira Kodaka)

"Our entire industry changed in just 90 seconds in April 2013, generally for the better," said Hassan of Giant. "We don't actually want 100% automation -- hopefully we can offset the impact by shifting more workers into value-added fields, applique, embroidery and so on."

Further investment is needed if Bangladesh's garment industry is to remain competitive.

"Bangladesh is still dominated by more basic products and cotton, whereas growth worldwide has been in man-made fibers. We need more investment in these areas, not to produce more cotton shirts," he said.

Bangladesh's textile industry could gain if China's garment exports are hit by a prolonged U.S.-China trade war. But other garment centers are also taking aim at a vulnerable China, including Vietnam, Turkey, Myanmar and Ethiopia.

Intensifying international competition has already sparked consolidation in Bangladesh's garment industry, reducing the number of factories by 22% in the last five years to 4,560, according to the BGMEA.

CLSA's Wood believes that Bangladesh's reliance on the garment sector is a potential obstacle to future growth. "This sector on a 10-year view faces the risk of cheap wage alternatives such as Africa, automation and the loss of duty-free market access if Bangladesh transitions from LDC status [as scheduled for 2024]," he said.

"For now the challenge is to develop other sectors, with pharmaceuticals and business process outsourcing being two areas of promise. But this will require much more foreign investment," he said.

FDI is not Bangladesh's strong point. While it nearly tripled during Hasina's nine years in office, from $961 million in fiscal 2008 to nearly $3 billion in the year to June 30, this compares poorly with other Asian countries, including Vietnam and Myanmar.

Government officials partly blame the country's consistently low rankings in the World Bank's annual "Ease of Doing Business" survey, which they fear deters foreign investors. The latest survey, issued in December, put Bangladesh at 176th of 190 countries, citing excessive red tape, poor infrastructure and transport.

The government has moved to streamline the investment process with the creation of a "one-stop" investor service intended to replicate similar services in Singapore and Vietnam. But this has yet to gain momentum.

More successful is Hasina's digital push. With her son, a U.S.-educated tech expert, as a key adviser, the program has introduced generous tax breaks for the information and communications technology sector and a sweeping scheme to build 12 high-tech parks across the country.

In Dhaka, a new generation of IT entrepreneurs talks about beating India -- which leapt onto the global map with its basic outsourcing industry -- by focusing on AI, robotics and disruptive technologies.

Bangladesh's exports of software and IT services reached nearly $800 million in the year to June 30 and are on track to exceed $1 billion this fiscal year. The government's target of reaching $5 billion in ICT-related exports by 2021 is "very, very challenging but achievable," said Habibullah Karim, CEO of software company Technohaven and a co-founder of the Bangladesh Association of Software & Information Services, an industry body.

"From $800 million to $5 billion is a sixfold increase in three years. That's tough in itself. The second challenge is that the global outsourcing market is actually shrinking," Karim said. "Many tasks, such as airline and hotel reservations and insurance claims . are now fully automated."

There have been outstanding homegrown tech successes, such as ride-sharing service Pathao, which received a $2 million investment from Indonesian unicorn Go-Jek, and mobile financial services group bKash, in which Alipay, an arm of China's Alibaba Group Holding, took a 20% stake in April.

But go-ahead industries badly need more financing, said Khalid Quadir, CEO and co-founder of Brummer & Partners (Bangladesh), which manages Frontier Fund, the country's only private equity fund. He argues that innovation thrives on a strong private equity industry that can channel funds to promising companies and help them list.

After decades of turmoil, Bangladesh has become South Asia's fastest-growing economy. (Photo by Akira Kodaka) Employees work at of Technohaven's office in Dhaka. (Photo by Akira Kodaka)

"We have invested nearly $200 million over the years in areas including communications infrastructure, garments and pharmaceuticals. It's a drop in the ocean compared to the growth opportunities on offer. But to attract more capital of this kind, regulation could be more investor-friendly," he said, citing three-year lockup provisions on investments in newly listed companies.

Shameem Ahsan, chairman of IT company eGeneration and a former head of BASIS, sees Bangladesh's tech niche at the cutting edge of IT. "Forty years ago, the garment industry started with a few companies. Now Bangladesh is exporting $30 billion-plus worth and is second only to China. We want to do the same thing in the IT industry," he said.

Bangladesh is hoping to challenge India in pharmaceuticals, too. With its "least developed country" status, the country has enjoyed a waiver on drug patents. This has fueled intensifying competition between India and Bangladesh in the field of generic and bulk drugs. Among local star performers is Incepta Pharmaceuticals, Bangladesh's second-largest generics maker, which exports to about 60 countries, and Popular Pharmaceuticals, which is eyeing an eventual listing.

"When you look at U.S. and Europe . their manufacturing plants are closing and they are coming to Asia. Why? Because of quality, affordable drugs," said Syed Billah, senior general manager at Incepta. "We have the quality and recognition from international regulatory bodies, and are very good at finished products. But in [bulk drugs], we are far behind, and seeking technology for that from China."

One of Bangladesh's competitive disadvantages is its poor infrastructure, and the country has turned to China for help. Under its Belt and Road Initiative, China has financed various megaprojects in Bangladesh, including most of the nearly $4 billion Padma Bridge rail link, which will connect the country's southwest with the northern and eastern regions. In all, China has committed $38 billion in loans, aid and other assistance for Bangladesh.

China's heavy infrastructure investment has drawn criticism of its "debt diplomacy" in other countries, including Pakistan and Sri Lanka. But local economists dismiss such concerns.

"I don't think Bangladesh is being pulled too far into China's orbit like Pakistan or even Sri Lanka," said Faiz Sobhan, senior director of research at the Bangladesh Enterprise Institute, an independent think tank, noting that the country is also reliant on Japanese infrastructure investment.

Hasina said the government is taking a more proactive role in the financing alongside international partners such as China, Japan and international financial institutions. "We have undertaken to establish our own sovereign wealth fund, worth $10 billion, to bankroll long-term physical infrastructure development. This is possible because our foreign exchange reserves stand at more than $32 billion now, from $7.5 billion 10 years ago."

Chinese investors also bought 25% of the Dhaka Stock Exchange in 2018, and Bangladesh is now the second-largest importer of Chinese military hardware after Pakistan.

While some may question so much investment from Beijing, Hasina said it is simply a fact that China is set to play a bigger role in the region.

"Our foreign policy is very clear: friendly relations with everyone," she said. "What China and U.S. are doing, it is between them."

Additional reporting by Nikkei staff writers Mitsuru Obe and Yuji Kuronuma, and Dhaka contributor Abu Anas

Suscríbase a nuestros boletines para recibir nuestras mejores historias directamente en su bandeja de entrada.


Recent History

Tensions developed between Hindus and Moslems in Bengal and in 1905 Britain partitioned Bengal into a predominantly Moslem East Bengal and a predominantly Hindu West Bengal. Due to strong Hindu objections the partitioning was rescinded in 1912. The ethnic tensions within Bengal continued.

Although Gandhi campaigned hard to maintain a united independent India, Ali Jinnah and the Moslem League opted for partition on a religious basis. Unfortunately partition on an ethnic/religious basis was not considered.

East Bengal opted to become East Pakistan. In the early days of Pakistan the problem of balance between East and West Pakistan was not addressed. East Pakistan had a larger population than West Pakistan but the capital of the country was in West Pakistan. Most of the export earnings were from East Pakistan but the national government in West Pakistan spent most of those earnings in West Pakistan.

In the early elections the numbers of representations in the various regions of Pakistan was prescribed. It was therefore not possible for East Pakistan to gain control of the government even though it had the majority of the electorate. Furthermore the military, which was predominantly West Pakistani, frequently took control of the government. In 1970 the military dictator called for elections to re-enstate civilian rule and he allowed representation in proportion to population. The Awani League under the leadership of Sheikh Mujibur Rahman won a majority of the seats in the national legislature. The Awani League campaigned for a program of more regional autonomy and thus got not only the Bengali vote but also support from some provinces in the west. Thus legally the Awani League had the right to form a new government. In the west however Ali Bhutto was preventing his representatives from attending any convening of the legislature that would implement the Awani League electoral victory.

With the election victory being denied his party Sheikh Rahman started campaigning for East Pakistan to decare its independence. The military government reacted to this campaign by arresting and imprisoning Rahman. Outright rebellion broke out in East Pakistan and the military government sent in troops to suppress the rebellion. The Crackdown was brutal thousands were killed. A massive flow of refugees crossed the border into India. Soon there were ten million refugees in West Bengal. India sent in troops to defeat the West Pakistani army. This was accomplished by December 16, 1971, the day that Bangladesh officially declared its independence.

The economic problems for the new country were overwhelming. Sheikh Rahman was not able to cope with them and conditions deteriorated. In 1975 Sheikh Rahman was assassinated. The new national leader was Zia ur-Rahman. He too had difficulties coping with the economic and political problems of the country and he too was assassinated, in 1981. The military leader Hossain Mohammad Ershad took control after Zia ur-Rahman's assassination. In 1984 Ershad assumed the title of President.


Bangladesh - Overview of economy

Agriculture and labor-intensive manufacturing remain the 2 major pillars of the Bangladeshi national economy. Historically, a tropical climate and warm temperatures throughout the year made it possible to grow 2 or 3 crops of rice each year, although floods and cyclones regularly damaged crop yield. Flourishing trade, manufacturing—traditionally in light manufacturing and agricultural processing𠅊long with the wealth of the region's nobility, attracted English, French, and Dutch traders. The British East India Company had slowly but steadily advanced into the region in the 17th and 18th centuries, acquiring trade privileges from the Mogul emperors and exploiting rivalries between local rulers, and gradually established control over the trade between India and Europe. The company and its often corrupt administration had greatly benefited from the trade between India and Europe. The British East India Company established control over administration of the Bengal province in 1765. However, in 1858 the company was abolished, and the British crown assumed direct control over British India, in response to the local uprising of 1857 to 1858 and to growing evidence of the company's inefficiency. Throughout the colonial era, East Bengal (the territory of modern Bangladesh) received very limited investments in its industrial sector or toward development of its transportation system, and largely relied on the production and export of its agricultural goods, including jute, rice, and tea. The British colonial rule in India was accompanied by uprisings, greater polarization of society, and a decline in the traditional values and institutions of the society nevertheless, it included India in the global trade of the early capitalist era and introduced the British legal and political systems and the technological innovations of that era.

In August 1947, India was granted independence within the British Commonwealth and was divided into the dominions of India and Pakistan. Pakistan, which included the areas populated predominantly by the Muslims, was itself divided with the West Pakistan comprising the area now known as Pakistan, and East Pakistan, occupying what had been Eastern Bengal. Powerful West Pakistan was politically and economically dominant over East Pakistan, giving rise to a secessionist movement in the eastern province. Despite attempts to ease the tensions, these factions gradually grew into open hostility and in 1971 a brief but bloody civil war flared up that lasted for 2 weeks and ended with the intervention of Indian troops. On 17 December 1971 a new government in Dhaka declared the independence of the new state, Bangladesh.

After achieving independence in 1971, Bangladesh confronted the challenging task of developing and diversifying its economy, as the country had very limited natural resources and arable land with which to support its rapidly growing population. The task was complicated by years of political turbulence and military coups (in 1975, 1981, and 1982) that did little to attract international investors and by devastating natural disasters that regularly visited Bangladesh in the 1970s and 1980s. By the beginning of the 21st century, according to the World Bank, Bangladesh had become one of the poorest and least-developed economies in Asia.

During the 1970s and 1980s the government of Bangladesh promoted economic development based on heavy state involvement both in economic management and economic planning. In fact, after achieving independence, the government led by the Awami League, nationalized large and medium-sized enterprises in jute, cotton textile, sugar processing, banking and insurances. Its economic policies were centered on 5-year plans (the first 5-year plan was launched in 1973), which aimed at development and public resource allocation modeled on the Soviet 5-year experience. However, the Bangladeshi experiment with socialism did not last long, and the government eschewed radical changes. The country's average gross domestic product (GDP) growth of around 3.3 percent in the 1970s and 4.4 percent in the 1980s (World Bank calculation) were very impressive, but this growth was offset by even more rapid growth of the population.

In 1991 the first free and fair election was held in Bangladesh and the Bangladesh National Party (BNP) won the election. The new civilian government considerably revised the economic policies of the previous government, introducing elements of free market economy, limiting state intervention, downsizing the government, launching privatization and attempting to attract foreign direct investments (FDIs) and technologies. The political stability of the 1990s and the new economic policies attracted international investors and greatly contributed to the economic growth of around 5 percent throughout the 1990s. However, Bangladesh still depends heavily on international assistance and loans, as well as remittances from Bangladeshis working abroad. According to the International Monetary Fund's (IMF) Country Report, in 1999 the country's external debt stood at US$15.145 billion, or 35 percent of GDP. This amount is relatively small according to international standards and mainly due to past capital account restrictions. According to the IMF, one of the peculiarities of the Bangladeshi foreign debt that makes it different from that of Indonesia or Malaysia is that it is almost entirely public, with private debt accounting for a low 5 percent of the total country's debt. Bangladeshi official reserves stood at a level of US$1.522 billion in 1999.

The structure of the Bangladeshi economy changed gradually over the last 3 decades. According to the World Bank, the contribution of agriculture to the country's GDP has been steadily declining from 55 percent in 1970 to 31.6 in 1999, although it still provides employment to large numbers of people. Bangladesh remains one of the world's leading producers of jute and rice, although most of the rice is for domestic consumption rather than export. The proportion of manufactured production grew from 9 percent of GDP in 1970 to 19.3 percent of GDP in 1999. Manufactured products accounted for around 60 percent of gross export earnings in 1999, with clothing goods becoming the single most important product. Tourism is a very small but rapidly growing sector of the economy that increased by around 42 percent between 1993 and 1998. Approximately 171,000 tourists visited the country in 1999, contributing Tk2.4 billion to the national economy. By comparison, tiny Singapore attracts a similar number of tourists every week.

For a long time Bangladesh struggled to diversify its economy. Large and medium state-owned enterprises dominate the manufacturing sector, although a number of private enterprises were established during the 1990s. Medium and small farms dominate the agricultural sector, and many farmers are still engaged in subsistence agriculture. Meanwhile, a number of medium and small, usually family-owned, enterprises dominate the service sector, especially retail . Bangladesh tried to catch up with the information technologies boom in the 1990s, but unlike neighboring India, it failed to promote this sector of its economy on a similar scale.

Economic growth and stability failed to bring economic prosperity to a large proportion of the population, especially in rural areas. Since the 1970s there has been an outflow of large numbers of the young and the most talented people from the country through various legal and illegal channels. Allegedly, organized criminal groups connected to drug trafficking control this outflow. Drugs are another important issue, as Bangladesh shares a border with Burma (Myanmar), which is a part of the world's largest opium producing region called the "Golden Triangle" (an area between Burma, Laos, and Thailand). los shadow economy is believed to be very large due to incomplete economic activities data collection, tax evasion, and a strong tradition of cash economy, although this shadow economy is not necessarily related to organized criminal activities. In 1996 a national account task force was formed to upgrade the outdated and inefficient system of national accounting, having among other goals to deal with the problem of calculating and capturing shadow economy activities.


Ver el vídeo: BANGLADESH Conseguirá escapar del ISLAM? - VisualPolitik